Necesario promover buenas prácticas en las universidades para evitar el fraude intelectual

Necesario promover buenas prácticas en las universidades para evitar el fraude intelectual

Impulsa Infotec desarrollos científicos y tecnológicos de alto impacto con empresas
Fomenta CICY cultura de patentamiento
“Confianza, Confidencialidad y Propiedad Industrial”
SISTEMA DE OPOSICIONES

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA

Campus Xochimilco

Boletín Número 077

16 de febrero de 2017

  • Las competencias básicas de investigación deben reforzase para evitar el rapto de ideas
  • El acceso a las nuevas tecnologías ha hecho muy accesible la información, limitando las posibilidades de creación

La promoción de buenas prácticas en las instituciones de educación superior es importante para evitar el plagio y otras formas de fraude intelectual comunes entre los estudiantes, señaló el doctor Joel Reyes Méndez, profesor-investigador de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El ciberplagio, el famoso copiar y pegar sin citar o referir al autor, la omisión de fuentes, el reciclaje de tareas son los usos más comunes entre los universitarios, indicó el docente al ofrecer la conferencia magistral Promoción de Integridad académica para prevención de fraude intelectual.

El académico del Departamento de Atención a la Salud instó a reforzar las competencias básicas de investigación para evitar el rapto de ideas, cometido casi siempre de manera deliberada y cotidiana.

Durante el Quinto Coloquio del Doctorado en Ciencias y Artes para el Diseño y el Tercer Coloquio de Maestría en Ciencias y Artes para el Diseño explicó que el arribo de nuevas tecnologías ha hecho accesible una gran cantidad de información, que en muchos casos no se utiliza en forma productiva y limita las posibilidades de creación y producción de conocimiento.

“No hemos sabido actuar ante esta avalancha de tecnología e información, ni cómo hacer para que el estudiante la procese y la transforme en algo útil”, puntualizó.

Estas herramientas sólo deben servir para facilitar el trabajo y ponderar la honestidad académica, “que no sólo tiene que ver con copiar y pegar, sino con muchas cuestiones que debemos hacer bien aunque nadie nos esté viendo”.

Reyes Méndez refirió que es preciso incentivar y dar seguimiento a los procesos de investigación y evaluación, estar al tanto de los avances y resultados, lo que “permitirá saber que el estudiante está entendiendo y que no solamente copia y pega, sino que utiliza la información y construye algo”.

Para evitar estas malas prácticas es necesario promover estándares éticos; enseñar sobre derechos de autor y sus consecuencias; competencias digitales; capacidades de investigación, como las formas para documentar sus escritos, citar, parafrasear o la interpretación de datos, para propiciar el análisis crítico en las aulas.

Además deben generarse diferentes formas de evaluar y emplear métodos que atiendan los objetivos de la educación, pues “nos abocamos en la entrega de trabajos y de reportes, pero no hemos puesto énfasis en el proceso de aprendizaje”.

El doctor Reyes Méndez insistió en que los profesores deben sancionar de forma oportuna y no dejar pasar este tipo de acciones, “ya que a la larga los alumnos no cumplirán sus objetivos educativos y mucho menos estarán preparados para ejercer ni enfrentar consecuencias legales”.

Para mayores informes:

Universidad Autónoma Metropolitana, Campus Xochimilco

www.comunicacionsocial.uam.mx

Tel. 54.83.40.0 ext. 1514 y 1524

[email protected]

Comparte tu opinión sobre este artículo

Comentarios