Lift VR: realidad virtual de bajo costo

Lift VR: realidad virtual de bajo costo

Desarrollan en Morelos el programa “Junio. Mes de la Patente”
Se cumplen 306 años del natalicio de Benjamin Franklin.
¿Una Patente en la Biblia?
Innovación ¿Cómo lograrla?

AUTOR: Marytere Narváez

FUENTE: AGENCIA INFORMATIVA CONACYT

Mérida, Yucatán.  (Agencia Informativa Conacyt).- Lift Vr es un visor que transforma un smartphone en una experiencia de percepción de realidad virtual y realidad en 3D desarrollado por Octavio González Álvarez, quien de ser un profesional de los medios de comunicación en Monterrey pasó a dedicarse al ramo de la invención y el desarrollo de aplicaciones en Yucatán, con un producto que actualmente es fabricado en su totalidad en nuestro país.
Entrevistado por la Agencia Informativa Conacyt en el marco del ciclo de conferencias del Día Mundial de la Propiedad Intelectual organizado por el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), el inventor expuso el desarrollo de Lift VR y sus aplicaciones actuales.
Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Qué es la realidad virtual (RV) y la realidad aumentada (RA)?
Octavio González Álvarez (OGA): La realidad virtual es una realidad alterna en la que estamos, y el visor te permite adentrarte en ella, como por ejemplo, con un juego de vaqueros que nos transporta al oeste. A diferencia de esta, en la  realidad aumentada nosotros aumentamos algo que no existía en la realidad, como la aparición de textos sobre el paisaje que estamos observando. Lift VR está pensado para aplicarse en ambos aspectos.
AIC: ¿Cuáles son las características de Lift VR?
OGA: El visor transforma el campo de visión de un celular común. Para esto se requieren aplicaciones descargables para realidad virtual o 3D, a esto se le conoce como Side by Side(SBS) o Virtual Reality (VR), y lo que hace el visor es separar cada una de las imágenes en cada ojo por medio de su caja, con lo que se engaña al cerebro y se da la sensación de profundidad y de inmersión.
lift0216El material es polímero termoplástico, es decir, prácticamente es goma de cierta densidad a la que llegamos después de diferentes pruebas debido a que es ligera y no pesa tanto al sumarle el celular, pero al mismo tiempo su resistencia no permite que se desarme.
Nuestro diseño fue generado dos meses antes de que existiera el Google Cardboard, y aunque nos comparan un poquito con este, Lift VR tiene características muy diferentes: es desarmable cuantas veces se quiera, debido a que es de goma se puede caer, golpear o mojar y no le pasa nada. Ningún otro visor del mundo puede hacerlo. Además es compatible con todas las marcas y modelos de celulares, que entran por una orilla que permite que se puedan utilizar teléfonos de gran tamaño, lo que tampoco es posible con otros visores.
Por otra parte, el Lift VR puede usarse sin mando externo ni componentes electrónicos. En otros visores se requiere de un touchpad, de un imán o un magnetómetro, mientras que el diseño del nuestro está hecho para que pueda utilizarse únicamente tocando la pantalla del teléfono.
También es el más económico que existe en el mercado. En el mercado americano, el más barato es el Google Cardboard, que está hecho de cartón y cuesta alrededor de 500 pesos. El Lift VR cuesta 150 pesos y la segunda versión tendrá un costo de 300 pesos, lo que aún queda por debajo del costo estándar incluso con las ventajas que otros no tienen.
AIC: ¿Cómo fue el desarrollo de Lift VR?
OGA: Constantemente estoy sacando ideas, tengo una lista en el teléfono de más de 40 inventos que quisiera desarrollar, pero el momento clave fue en marzo de 2014, cuando me quedé sin trabajo. Resulta que en mayo se me ocurrió la idea basándome en el View-Master, aquel visor que utilizaba discos de cartón con transparencias, y uno movía una palanquita para ver imágenes en tercera dimensión. De ahí se me ocurre pero no puedo avanzar en esto porque no tenía dinero para hacer el prototipo.
Se me ocurre subsistir haciendo aplicaciones de videojuegos, vendía participaciones con las que por 500 o 300 pesos podía aparecer el nombre del comprador en la aplicación, y llegué a vender varias, pero cuando recibí algunas cantidades por arriba de dos mil pesos tenía que emitir recibos y otros procesos que ya no pude continuar. Se bajó un poquito la moral porque dos meses después presentó Google el visor de cartón y pensé “bueno, no es igual”, pero es una idea que yo tenía y la agarraron, como siempre piensas cuando desarrollas un invento y todavía no lo consolidas. En diciembre seguía sin trabajo, tenía un niño que mantener, una esposa, a veces solo con 20 pesos, sin tener para los pañales ni la comida, es difícil pasar un año sin empleo. Se imaginarán la frustración y la impotencia de pensar en lo que va a suceder en el siguiente año.
En Navidad, un conocido por Internet me prestó mil pesos con los que compré regalos y separé 200 pesos para comprar el material necesario para el prototipo, que finalmente funcionó. ¿Qué me motivó a hacer el prototipo a pesar de que ya había salido el de Google? Me di cuenta de que venía el Gear de Samsung, el Oculus de Facebook, uno de Sony y uno de una marca española, lo que quería decir que el mercado todavía no estaba ganado por una sola línea, ¿por qué no implementarlo? Mi idea tenía ciertas cosas que no tenía ninguno de los que había visto.
Cuando lo publiqué, tres amigos interesados me apoyaron, compramos maquinaria y logramos vender cerca de dos mil visores en 15 días. Nos dimos cuenta que el lente era importado y tardaba meses en llegar, con lo que perdíamos los clientes en la espera, por lo que nos interesamos en aliarnos con una empresa para fabricarlo aquí. Me acerqué al Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), me canalizan con Start up México y competimos contra 150 proyectos a nivel nacional, de los que fuimos uno de los 15 ganadores de la primera generación junto con la Universidad Anáhuac Mayab.
cam0216Ahí empezamos a conocer más el ámbito empresarial y todas las cuestiones de patentes. Conseguimos más inversionistas y en octubre nos constituimos como empresa. En diciembre abrimos la fábrica y a inicios de 2016 establecimos acuerdos con diversas empresas de publicidad y de videojuegos importantes a nivel nacional e internacional.
AIC: ¿Cómo está compuesto el equipo de trabajo de Lift VR?
OGA: Los primeros dos mil modelos los fabriqué con mi esposa. Hice el diseño con el logotipo, inventé una máquina para hacer un corte especial, los imprimí en serigrafía y los empaqueté. Actualmente generamos 10 empleos directos y 25 indirectos, y expandiremos el personal de 15 a 30 personas según se vayan dando los contratos que están en puerta. En la empresa yo soy el inventor y el director, contamos con un desarrollador, tengo algunos socios pasivos, activos, personal de relaciones públicas, mercadotecnia, área de atención al público, de taller de cortes y de impresiones. Es una empresa que está empezando, pero que se prepara para soportar la logística de una producción masiva.
También hay un médico optometrista dentro de la empresa, pues una de las cosas que se pueden hacer con nuestro invento está orientada para el área de salud.
AIC: ¿Cuáles son las aplicaciones de Lift VR?
OGA: Nosotros le llamamos a esto altamente escalable porque, al ser de goma, se pueden hacer modificaciones de diversos tipos. Una de las aplicaciones está orientada al área de salud y optometría. Por medio del optometrista Jessiel Chessal, que adquirió dos visores por lo económico y escalable que resultaban, y propuso la aplicación de unos filtros. Empezamos a trabajar en el diseño de unos broches que ayudaran al optometrista a realizar un diagnóstico, supliendo máquinas que además de altamente costosas, a veces intimidan a los niños por su tamaño, mientras que el Lift VR es más como un juego.
Además, cuando se hacen campañas de salud en espacios rurales es difícil llevar esas máquinas y, por el contrario, el visor solo se desarma, se coloca en una bolsita y durante el diagnóstico solo es necesario colocar el celular. Actualmente existen aplicaciones para este diagnóstico, pero nosotros ya estamos trabajando en el desarrollo de una aplicación específica también y con esto cubrimos dos aspectos: por una parte, se hace un diagnóstico visual mediante la aplicación de filtros específicos, midiendo la profundidad, distancia, incluso equilibrio, etcétera; por otra parte, funciona como terapia para niños que pueden llevar el visor a su casa, y tratar diversos problemas de las partes musculares de los ojos, como cuando haces ejercicio, con el visor se pueden educar los músculos para que, por ejemplo, el ojo desviado ya no tienda tanto a irse de un lado. Esta aplicación está avalada por el Colegio de Optometristas de Yucatán y el Centro de Desarrollo Visual Chessal.
Las aplicaciones que estamos desarrollando actualmente están orientadas también al área de turismo para Quintana Roo, al área educativa para universidades e incluso al área de desarrollo inmobiliario.

Comparte tu opinión sobre este artículo

Comentarios

COMMENTS