6 December, 2022 Revista Digital sobre Patentes, Marcas y Propiedad Intelectual

Buenas prácticas para la transferencia de tecnología

Por José Luis Solleiro/Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM

La capacidad de Universidades de México para transferir tecnologías deja de desear cuando se toma como marco de referencia las buenas prácticas identificadas en países desarrollados. 

La competencia global nos ha traído retos en las más diversas esferas institucionales. En el caso de universidades y centros de investigación, hoy se vive una transición importante: particularmente, las universidades evolucionan de modelos de enseñanza para formar individuos a la creación de capacidades en organizaciones; la investigación disciplinaria está dejando su lugar a la interinstitucional y transdisciplinaria, con un fuerte componente de formación de redes de colaboración, avanzando hacia lo que hoy se conoce como innovación abierta. Así, estas instituciones generadoras de conocimientos están diversificando su participación para tener un papel más activo en el desarrollo económico y social colaborando con empresas individuales, sectores, regiones, clusters y consorcios.

Burton Clark hablaba del nacimiento de la universidad emprendedora, una institución activa que hace cambios en su estructura y forma de actuar para reaccionar frente a demandas internas y externas, con gran capacidad de adaptación  frente a los cambios de una sociedad en evolución, postura proactiva y sentido para transformar el conocimiento generado en valor social, económico y cultural.

En este nuevo contexto, se han creado diversas estructuras dinamizadoras de los procesos de transferencia de conocimiento y tecnología desde el sector académico a las empresas. De acuerdo con la Fundación COTEC de España, “dentro de las estructuras más consolidadas encontramos las Oficinas de Transferencia de los Resultados de la Investigación (OTRI), los Centros de Innovación, los Centros Tecnológicos, los Laboratorios de Homologación y Ensayo y los Parques Tecnológicos.

Como estructuras de intermediación e interrelación menos consolidadas podemos considerar los Servicios de Apoyo a la Investigación e Innovación y las Plataformas Tecnológicas, los Centros de Patentes (centros de valorización de la propiedad intelectual), las Incubadoras de Empresas Innovadoras y los Parques Científicos”.

El concepto de transferencia de tecnología se relaciona con un proceso voluntario y activo para diseminar o adquirir nuevas experiencias o conocimientos con el fin de mejorar productos, servicios y procesos productivos de las empresas. Comúnmente, esta transferencia se realiza mediante acuerdos de naturaleza comercial, por lo que la tecnología es tratada como una mercancía.

De acuerdo con la experiencia de instituciones universitarias y de investigación de países desarrollados, la comercialización de tecnología requiere un proceso complejo de análisis que comprende, entre otros, procesos de evaluación, estudios de patentabilidad y protección, valorización, evaluación tecnológica con especial énfasis en el mercado, en el análisis financiero y su rentabilidad, y en el estudio de las ventajas técnicas comerciales en relación con la tecnología existente.

Las instituciones tienen que hacer cambios organizacionales importantes. En un estudio encargado por la Comisión Europea a Regions for Research en 2007, se concluyó que las condiciones mínimas para aumentar las posibilidades de transferencia de tecnología son la visión compartida, colaboración estrecha, compromiso para estimular el espíritu emprendedor en el ambiente de investigación la voluntad y apertura para cooperar con otras instituciones, la orientación a resultados y la disponibilidad de capital semilla.

Durante los últimos dos años hemos realizado diversos trabajos para evaluar la capacidad de universidades de México para transferir tecnologías. Los resultados no son muy buenos, sobre todo cuando tomamos como marco de referencia las buenas prácticas identificadas en países desarrollados.

– Existe muy poca experiencia en vinculación con clientes externos y no se cuenta con estructuras específicas para vinculación.

–  La vinculación se basa en mecanismos académicos tradicionales y se nota una marcada orientación hacia dentro en las instituciones, lo cual denota falta de apertura a la cooperación con la industria.

– Se cuenta con políticas básicas, pero la percepción es que éstas se aplican de manera limitada u ocasional.

– Se le asigna poca importancia a los aspectos económicos de la vinculación, lo cual limita la efectividad de este tipo de incentivos.

– Es notable el bajo nivel que se otorga a la oferta de servicios y la concentración en proyectos de investigación de fuentes tradicionales.

– Se busca estar bien informado, pero no se manejan técnicas estructuradas de vigilancia tecnológica.

– Los proyectos de investigación parten de iniciativas de académicos y se da muy poca importancia a relaciones con sector privado.

– Se da muy poca importancia a las colaboraciones internacionales más allá de los mecanismos de intercambio académico.

– Hay sistemas de estímulos, pero no tienen una relación directa con la transferencia de tecnología.

– Se da muy poca atención a asuntos de propiedad intelectual: generación, protección y licenciamiento de tecnología.

Ante esta situación, hemos comenzado un programa piloto de capacitación, en colaboración con la Secretaría de Educación y el Instituto de Profesionalización de los Servidores Públicos del Estado de México, a fin ampliar la visión institucional y fortalecer las capacidades de instituciones de educación superior para basar su vinculación con el sector productivo en la transferencia de tecnología. En un primer diplomado impartido en 2010 se formaron más de 60 funcionarios de vinculación, que ahora manejan técnicas para identificar su oferta de servicios, asistencia técnica y tecnología; fundamentos de propiedad intelectual; negociación y elaboración de contratos de transferencia tecnológica; políticas institucionales para incentivar la vinculación; mercadotecnia de servicios y tecnología; e indicadores de desempeño en las actividades de transferencia tecnológica.

Se trata de un primer esfuerzo que complementa actividades de capacitación de instituciones como ANUIES y ADIAT en estas mismas materias. El reto es muy grande y hay mucho por recorrer para poder hablar del uso de buenas prácticas, pero es importante sembrar la semilla de la gestión tecnológica, pues seguramente impulsará la vinculación profesional.

Comparte tu opinión sobre este artículo

Comentarios

Related Posts

Nassau, isla turística nacida de un cuento de aventura

11 enero, 2013

11 enero, 2013

Texto y fotografía Miguel Badillo Una isla de piratas y tesoros ahora convertida en uno de los destinos más visitados en...

El nuevo patrimonio de la empresa: administrar y proteger la tecnología

14 noviembre, 2012

14 noviembre, 2012

Por: Ing. Antonio Vargas Navarro El hacer buen uso de la tecnología y estar bien protegido, resulta ser un buen negocio....

Recibe Departamento de Microbiología de la UANL dos patentes internacionales

29 marzo, 2012

29 marzo, 2012

Por Luis Salazar/ Fotos: Pablo Cuellar Trabajan por la calidad de los alimentos  En la primera patente desarrollaron un método...

La nota para proteger privacidad en Facebook no tiene efecto

29 noviembre, 2014

29 noviembre, 2014

Cientos de personas, creyendo que de esa manera impiden el uso de datos personales, comparten el texto en sus muros....

El corazón en el espacio y los pies en la tierra

27 julio, 2012

27 julio, 2012

Por Lourdes Arenas Bañuelos Hace 27 años, en enero de 1985, mil mexicanos acariciaron de cerca el sueño de convertirse...

El IMPI y su dirigencia

3 diciembre, 2015

3 diciembre, 2015

José Juan Méndez expresidente de la Asociación Nacional de Abogados de Empresas,  experto en Propiedad Intelectual, habla de los cambios...

Google AdWords

29 abril, 2014

29 abril, 2014

Uno de los programas de publicidad de Google, conocido motor de búsqueda en Internet, es el empleo de “AdWords” o...

Marca de educación “INCOTERMS”, ¿violación de la ley por el IMPI?

24 octubre, 2013

24 octubre, 2013

Por Luis Fernando Rodríguez Almaraz En materia de registro en nuestro país existen varios lineamientos clave, que se han establecido de acuerdo...

La Sinapsis y el Conectoma para entender el funcionamiento del cerebro

4 octubre, 2012

4 octubre, 2012

Por Rafael J. Salín Pascual / Revista Ciencia y Desarrollo De los receptores a los neurotransmisores La otra cara de...

Condenado el administrador de una página web de enlaces de contenidos protegidos

1 diciembre, 2014

1 diciembre, 2014

José Manuel Tourné, director general de la Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP) ha destacado en un...

Tapones gigantes para evitar que las líneas de metro se inunden

21 noviembre, 2012

21 noviembre, 2012

Una de las consecuencias del huracán Sandy es que inundó buena parte de los túneles subterráneos del metro de Nueva...

Logran comunicarse con paciente en estado vegetativo que afirma no sentir dolor

15 noviembre, 2012

15 noviembre, 2012

Por Esteban Zamorano Hace doce años atrás, el canadiense Scott Routley sufrió un grave accidente mientras manejaba que lo dejó...

Lentes Intraoculares ¿Qué son y cuándo se usan?

10 septiembre, 2013

10 septiembre, 2013

Dr. Arquímedes Morales Romero Centro de Investigaciones en Óptica (CIO) Una lente intraocular o LIO, es una lente artificial, la...

Desarrollan tratamiento virtual contra extremidades fantasma

4 abril, 2016

4 abril, 2016

AUTOR: Jorge Armando Bonilla FUENTE: AGENCIA INFORMATIVA CONACYT   Por Armando Bonilla Ciudad de México. 28 de marzo de 2016 (Agencia...

Analiza claroscuros del surgimiento de la física moderna

8 noviembre, 2012

8 noviembre, 2012

En su libro “Claroscuros científicos: Paul Ehrenfest y los temas cruciales en el surgimiento de la Física Moderna”, el Dr. Ricardo...

Comments
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.