Triunfan mexicanos en concurso de robótica en China

Triunfan mexicanos en concurso de robótica en China

Inaugurará Cidesi unidad Campeche
Metrología dimensional en apoyo a la industria
Fresas perfectas con tecnología led
Innovación estudiantil en alimentos y bebidas

Por Israel Pérez Valencia

Santiago de Querétaro, Querétaro. (Agencia Informativa Conacyt).- Estudiantes del club de robótica MekLab de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) obtuvieron el triunfo en la categoría Misión Desconocida del concurso internacional RobotChallenge 2017, celebrado en Beijing, China.

El equipo lo integran los estudiantes de la Escuela de Bachilleres de la UAQ Ximena Valles Novoa y Manuel Alejandro Cardoso Duarte, con la participación de la asesora del club MekLab, Daniela Trejo Saavedra, así como los investigadores de la Facultad de Ingeniería José de Jesús Santana Ramírez y Gerardo Israel Pérez Soto.

Al respecto, la estudiante Ximena Valles explicó que el proceso para competir en el certamen RobotChallenge 2017 comenzó el año pasado, cuando el equipo logró su pase al evento internacional tras su triunfo en el concurso Robomatrix celebrado en Colombia.

Robótica desde Querétaro

El club de robótica MekLab es una iniciativa del académico Edgar Guevara Hernández, apoyada por la Facultad de Ingeniería y el Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (Foper) de la UAQ. A partir de 2012, diversos equipos de estudiantes de la Escuela de Bachilleres han obtenido triunfos en competencias nacionales e internacionales, como la Olimpiada Mundial de Robótica (WRO, por sus siglas en inglés), Robomatrix, de la Sociedad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología, A.C. (Solacyt), y el RobotChallenge.

“Fuimos invitados y participamos en las categorías Seguidor de Líneas y Sumo, donde obtuvimos el primer lugar; con ese reconocimiento se consiguió también la acreditación para el RobotChallenge 2017 en China; nos registramos en esas competiciones, además de la de Misión Desconocida, que fue donde obtuvimos este premio internacional”, recordó.

Ximena Valles subrayó que esa categoría fue la más difícil en el certamen, puesto que a diferencia de las otras competiciones, a los participantes se les asigna en el momento el diseño de un robot y su programación para ejecutar determinadas tareas.

“En las competencias de Sumo o Seguidor de Líneas, se llega con todo ya hecho para concursar. En esta nueva categoría, los equipos no saben nada, están con el material, la computadora y ahí se les asigna la misión que el robot debe cumplir. En nuestro caso, nos pidieron un robot clasificador que se encargara de recorrer una pista, mantenerse e identificar cubos específicos que debía arrojar fuera de ella”, explicó.

La estudiante de la Escuela de Bachillerato de la UAQ abundó que uno de los aspectos que determinó el triunfo de su equipo fue concentrar la programación de los robots en la exactitud más que en la autonomía.

“Nosotros en el club nos especializamos en hacer más exactos nuestros robots utilizando sensores que mejoran su funcionalidad y van a lo seguro. El problema de concentrar la programación en la autonomía es que en la competencia existen condiciones muy distintas a las que se tienen en el laboratorio, como las superficies y sus colores, las condiciones de luz, entre otras, que pueden afectar su desempeño”, indicó.

Al respecto, la asesora del club de robótica MekLab de la UAQ, Daniela Trejo Saavedra, destacó que otras de las fortalezas de este equipo de estudiantes fue la capacidad de resolver problemas de manera inmediata y su adaptación a los cambios y condiciones técnicas que suelen presentarse en las competiciones internacionales.

“La gran finalidad de este club de robótica es que los estudiantes aprendan a resolver problemas por medio de la tecnología y la aplicación de conocimientos que adquieren en el bachillerato, como las matemáticas, física y el razonamiento lógico”, sostuvo.

Comparte tu opinión sobre este artículo

Comentarios

COMMENTS