Patentes: Protegiendo la Innovación y Asegurando Ventajas Competitivas

Patentes: Protegiendo la Innovación y Asegurando Ventajas Competitivas

Mexicanos son leales a las marcas
Mejores dibujos para mejores patentes
Cómo defender una Marca en frontera
Galería urbana… no todo es de uso libre

Por Gustavo Villar

Es importante generar patentes, pero igual de importante es aprender de ellas para crear mejores tecnologías que permitan competir y aspirar a liderazgos a escala nacional e internacional.

La investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación han sustentado el crecimiento de las naciones en el entorno global y contribuido a hacerlas más competitivas. Durante los últimos años, en México se ha fortalecido la infraestructura tecnológica e impulsado esquemas que facilitan a las empresas incorporar y generar productos y procesos innovadores.

En este contexto, se está generando una cultura de la protección de la Propiedad Industrial en las empresas mexicanas para evitar que los usuarios o sus mismos competidores, nacionales e internacionales, copien y vendan a precios menores los productos y/o procesos que tantos años tardaron en desarrollar, obtener y madurar, amén de la inversión económica que ello significó.

Así nace la necesidad de proteger los productos, de conservar los derechos sobre los procesos desarrollados y de invertir para generar innovaciones que le permitan al empresariado competir en el escenario mundial sin los riesgos mencionados. Las patentes aparecen en el entorno económico con el fin de potenciar e incentivar la innovación; constituyen un arma de defensa y un derecho exclusivo de explotación durante un período extensible hasta 20 años, como compensación por el esfuerzo innovador realizado. También hay que estar conscientes que es un derecho que cuesta mantener y que después de ese periodo, se incorpora a un fondo de conocimiento público.

Los datos de patentes constituyen un activo increíblemente valioso. Contienen la información sobre tecnologías, mercados, competidores y clientes potenciales. Es importante generar patentes, pero igual de importante es aprender de ellas para crear mejores tecnologías que permitan competir y aspirar a liderazgos a escala nacional e internacional.

Las empresas disponen de toda esta información para conocer oportunidades comerciales, diseñar programas de I+D, localizar nuevos mercados y buscar socios o titulares de licencias, con lo que sus inversiones y costos de desarrollo disminuyen y no se duplican. Asimismo, reducen el tiempo de mejora de los productos y les permite enfocarse de manera estratégica. Por otro lado, la información contenida en las patentes también permite a los investigadores conocer el estado de la técnica en su especialidad, ponerse en contacto con colegas y socios industriales, focalizar sus aportaciones y generar tecnologías y conocimientos complementarios.

Sin embargo, hay que anotar que las empresas mexicanas difícilmente piensan en participar en mercados de alto valor agregado con productos únicos. Con respecto a otros países de primer mundo, México tiene un reducido número de patentes anuales, de manera que las patentes solicitadas por mexicanos en el país son menores a las solicitadas por extranjeros.

Aún así, consideramos que se está apostando por este camino, pues las empresas tienen que competir en mercados cada vez más cambiantes y globales. México cuenta para ello con el apoyo del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), entidad responsable de la reglamentación de patentes; con el CONACYT, el COMECYT y otras entidades gubernamentales que propician el desarrollo y la explotación de patentes mexicanas.

Comparte tu opinión sobre este artículo

Comentarios

COMMENTS

DISQUS: