Equipo del INAOE participará en Torneo Internacional de Robótica

Equipo del INAOE participará en Torneo Internacional de Robótica

Científicos de la BUAP emplean bacterias benéficas en cultivos
Crean recubrimiento que alarga la vida de materiales para uso industrial
Ante crisis de polinizadores, investigadora impulsa el papel de abejas silvestres en la conservación ecológica
Una buena cerveza artesanal con desechos agroindustriales

Por Dalia Patiño González

Tonantzintla, Puebla.  (Agencia Informativa Conacyt).- Después de completar cinco misiones con éxito con drones autónomos, el equipo QuetzalC++ del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) obtuvo el primer lugar en la competencia de drones autónomos nivel avanzado en el Torneo Mexicano de Robótica, celebrado en la Ciudad de México.

Leticia Oyuki Rojas Pérez, Roberto Munguía Silva, Aldrich Cabrera Ponce y Cristian Cruz Domínguez, estudiantes de ingeniería en mecatrónica del Instituto Tecnológico Superior de Atlixco (ITSA) —que forma parte del Tecnológico Nacional de México (Tecnm)—, así como René Parlange Chavarría, estudiante de la maestría en ciencias computacionales en el INAOE, conforman este equipo liderado por el doctor José Martínez Carranza, investigador de la Coordinación de Ciencias Computacionales del INAOE.

En este torneo participaron cuatro equipos en total, del INAOE, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), de la Universidad La Salle de Torreón y del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Martínez Carranza explicó que es la primera vez que se organiza este torneo en México y que gracias a los resultados que obtuvieron eso les permitirá participar en el Torneo Internacional de Robótica, a celebrarse en Toulouse, Francia, del 18 al 22 de septiembre de 2017.

Para este torneo, los estudiantes del equipo QuetzalC++, explicó el doctor Martínez Carranza, desarrollaron toda la infraestructura del software para poder comunicarse con los vehículos o drones.

“Los estudiantes desarrollaron un software para poder comunicarse con los drones, pero también para obtener imágenes y poder procesarlas, además de desarrollar algoritmos de control que pudieran permitir al dron realizar las misiones impuestas por los jueces. El proveedor solo te dice en su hoja de especificaciones que moviendo determinado comando el dron se puede mover hacia adelante o atrás, pero no más, en cambio en la demostración que hicimos, involucra ya inteligencia artificial, es decir, el dron ya es capaz de tomar sus propias decisiones para evadir objetos o atravesar ventanas, por ejemplo”.

Misiones autónomas

400-Award_17454_2.jpgEl doctor Martínez Carranza detalló que los jueces impusieron cinco misiones para los equipos participantes, entre ellas, destaca que estas deberían realizarse de forma autónoma, es decir, que los estudiantes, una vez iniciada la presentación, no podían intervenir u operar el vehículo.

El primer reto consistía en que el dron debía atravesar una ventana, por cada una de ellas se sumaban puntos.

“El dron de forma autónoma tenía que centrarse y atravesarla, en esta misión te daban puntos por atravesarlas y nuestro equipo logró atravesar cuatro, a diferencia de los demás equipos que en promedio lograron de una a dos ventanas”.

La segunda misión consistió en seguir un objeto y para esta prueba uno de los jueces utilizó un bloque y mientras lo movía como él deseaba, el dron tenía que seguirlo, guardando una distancia para no impactarse con el objeto.

“En esta prueba el dron imita el movimiento del operador, pero siempre manteniendo una distancia para evitar el impacto con el objeto que guía el juez”.

En la tercera misión, el dron debía subir escaleras, algo que también logró con éxito, destacando que fue el único vehículo en conseguirlas todas.

Este equipo de estudiantes, dirigido por el doctor Martínez Carranza, también participó en octubre de 2016 en la International Micro Air Vehicle Conference and Competition (IMAV) 2016 que se realizó en Beijing, China, en donde obtuvieron un segundo lugar en la categoría de interiores. Al equipo se unieron un estudiante de maestría y una estudiante de doctorado, ambos del programa de posgrado en Ciencias Computacionales del INAOE.

Se trata de un dron comercial pequeño que fue lanzado al mercado para entretenimiento; sin embargo, la empresa Parrot, desde sus versiones anteriores, liberó un software de desarrollo que permitió crear algoritmos de visión computacional para inferir los comandos de control para el dron. El vehículo puede alcanzar los 14 o 16 metros por segundo y puede volar hasta 100 metros de altura con una línea de vista de un kilómetro. También cuenta con una cámara al frente del tipo ojo de pez, con una visión amplia.

 

Comparte tu opinión sobre este artículo

Comentarios

COMMENTS