El factor XX, agente de cambio e innovación

El factor XX, agente de cambio e innovación

Exitoso mexicano crea método que reduce los daños celulares en infarto y alarga vida del paciente
Patentes e inventos.Tres factores básicos para su explotación comercial
Innovación ¿Cómo lograrla?
Superindustria abre convocatoria para Premio Nacional del Inventor 2016

Por  Iliana Estrada, directora de Extensión, FRANKATA

El feminismo y el machismo son los dos extremos de un péndulo en movimiento, que eventualmente llegará a la armonía de su centro.

Creo que la evolución social y emocional de la mujer, a lo largo de la historia es muy clara. Hemos pasado de ser amas de casa y esposas trofeo, a usar minifaldas, liberarnos sexualmente, quemar brasieres y ser empresarias exitosas y poderosas. Desafortunadamente, esta evolución también ha sido factor de diversos reajustes sociales y un detonante más para la eterna lucha de sexos.

Sin embargo, este desarrollo también ha sido, en varios aspectos, un factor determinante en el cambio e innovación de muchos modelos de negocios, que han beneficiado a diferentes industrias que ahora ven a la mujer como un mercado existente al que sería absurdo no atacar.

Diversos artículos y estudios nos indican que un porcentaje cada vez mayor de mujeres participan en la decisión de compras importantes para el hogar: desde una casa hasta la cafetera. Así mismo, cada vez somos más efectivas al comprar cuando no vamos acompañadas de un hombre[i].

¿Pero como es que la mujer ha sido un agente de innovación?  Me gustaría primero dar una descripción de lo que es innovación empresarial:

“Una innovación empresarial es una mejora en el modelo de negocio (la forma de llegar a un mercado) que tiene una empresa, con el único fin de ser más eficiente y conseguir una mejor posición en el mercado o incluso crear un mercado totalmente nuevo donde no existan competidores”[ii].

Pensemos, por ejemplo en modelos de negocios como los spas modernos, clínicas de adelgazamiento o depilación, que antes no existían y que hoy es inimaginable vivir sin ellos (incluso para algunos hombres). Este tipo de empresas nace de la necesidad de las mujeres de encontrar un espacio sólo para nosotras, donde pudiéramos acudir a apapacharnos cara y cuerpo. O que tal la tendencia de la “comida saludable”, que nace de nuestra preocupación por cuidarnos y cuidar a nuestras familias: pan integral, verduras y carne orgánicas, productos light y libres de grasa.

Y qué decir de la industria del entretenimiento que ahora dedica canales de televisión enteros a la mujer, tratando de ayudarnos a hacer nuestra agitada vida diaria más sencilla, viendo temas desde recetas de cocina, pasando por tips para dormir al bebé y hasta fórmulas para conseguirnos marido.

Las corporaciones de ropa, accesorios, cuidado de la piel  y conservación de la juventud, han sido de las más innovadoras, ya que tuvieron que reinventarse junto con nosotras. Desde mi punto de vista fueron las primeras en entender a la mujer moderna y darnos el control sobre nuestra imagen al tener miles de opciones de zapatos, cremas, perfumes, etc., con los que identificarnos y crear nuestra propia identidad.

Sin embargo hay dos industrias que me gustaría mencionar con especial atención:

  • La industria automotriz, que más allá de crear automóviles pensados en la mujer, ha tenido que hacer sus procesos de servicio más amigables para nosotras. No puedo evitar imaginarme a las primeras mujeres dueñas de coches, que tuvieron que llevarlos a un taller mecánico lleno de afiches de mujeres semidesnudas y mecánicos sucios de grasa y miradas lujuriosas. Y ahora me impresiona conocer modelos de talleres, como los de la marca Econo Lube, que cambiaron paradigmas de colores, ubicación y personal para atender a un mercado que cada vez se apodera más del volante.
  • La otra industria que quiero resaltar es la de las instituciones financieras, que de tener una clientela mayoritariamente masculina, hoy tiene cuentas y tarjetas de crédito con beneficios diferenciados para mujeres y hasta créditos especiales para cirugías plásticas.

Reflexiono sobre este tema y no puedo sino entender que las mujeres somos un paquete completo, le metemos emoción y sentimiento a todo lo que hacemos, incluidas las compras. Nos gusta identificarnos con lo que adquirimos, la mayoría de nosotras ha aprendido a no comprar por comprar y a ser fiel a las marcas que lo merecen. Creo firmemente que conquistarnos, entendernos y atraernos más que un negocio, es un arte.


[i] http://www.articulosinformativos.com/Negocios_Enfocados_Al_Mercado_Femenino-a1106624.html

[ii] http://ciberopolis.com/2011/09/12/%C2%BFque-es-una-innovacion-empresarial/

La Franquicia Perfecta

http://www.lafranquiciaperfecta.com/

Comparte tu opinión sobre este artículo

Comentarios

COMMENTS

DISQUS: